0

Mujeres exigen brigada "anti manoseo" en el Transantiago

"Sobre el 25% de las experiencias de acoso callejero de carácter traumático ocurren en el transporte público, entonces eso ya deja de ser una mera casualidad y evidentemente habla de un problema que habría que tratar de una forma seria y responsable”, asegura María Francisca Valenzuela, directora ejecutiva del Observatorio Contra el Acoso Callejero. (TERRA.cl).

4 ago 2014
06h58
  • separator
  • comentarios

Jóvenes del Movimiento contra el Acoso Callejero vivieron en carne propia más de una desagradable situación en el transporte público.
Jóvenes del Movimiento contra el Acoso Callejero vivieron en carne propia más de una desagradable situación en el transporte público.
Foto: Matías Delacroix/Terra.cl
“Sentada en una micro iba mirando tranquilamente el paisaje. Era verano y estaba vestida con una falda de vuelos, no apretada, pero corta. Un hombre, con una niña en brazos, se sienta a mi lado. Estaba tan abstraída, que no me daba cuenta de nada. Cuando iba a bajarme, vuelvo a tierra y me doy cuenta que el hombre a mi lado, tenía metida su mano por debajo de mi falda, encima de mi pierna, pegada a mi pelvis. Quedé muda” .

Relatos como este son uno de los tantos por los que el Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCAC) celebra la decisión de la Policía de Colombia de implementar una brigada “anti manoseo” a bordo de los buses del Transmilenio para evitar que este tipo de actos ocurran.

Una medida que de acuerdo a la directora ejecutiva de OCAC, María Francisca Valenzuela, claramente debería ser considerada por las autoridades del país , porque los ataques y acosos sexuales a bordo de la locomoción colectiva son bastante recurrentes en el país.

<p>Las Organización Contra el Acoso Callejero, ha iniciado una serie de iniciativas para visibilizar este problema en el país. </p>
Las Organización Contra el Acoso Callejero, ha iniciado una serie de iniciativas para visibilizar este problema en el país.
Foto: Matías Delacroix / Terra
La antropóloga comenta a TERRA.cl que relatos como el que dan inicio a la nota son recibidos a diario por el Observatorio, e incluso con situaciones de mayor gravedad que solo roces que podrían considerarse ‘inocentes’.

“Pensar que acá no ocurre es un mito. Las agresiones en el transporte público son muchas”, explica Valenzuela.

“La encuesta que nosotros hicimos revela que sobre el 25% de las experiencias de acoso callejero de carácter traumático, que son las más fuertes, ocurren en el transporte público, entonces eso ya deja de ser una mera casualidad y evidentemente habla de un problema que habría que tratar de una forma seria y responsable, cosa que acá no existe”.

Es por eso mismo que aplaude la medida implementada en Colombia, porque dice se hace responsable de una realidad que es más común de la que se piensa y que además de dejar en muchos casos consecuencias en las víctimas, permite a estos agresores actuar con total impunidad.

<p>En Chile, según datos del Observatorio Contra el Acoso Callejero, sobre el 25% de este tipo de hechos ocurren en el transporte público.</p>
En Chile, según datos del Observatorio Contra el Acoso Callejero, sobre el 25% de este tipo de hechos ocurren en el transporte público.
Foto: Matías Delacroix / Terra
“Lo del Transmilenio va en la línea de hacerse responsable del tema de una manera seria, lo rescatable de Colombia es que van a ser policías civiles . Es interesante porque es técnicamente hacer una especie de investigación de cómo se desarrolla este tema en el transporte público. Es muy difícil que una mujer viva una agresión si hay una uniformada, sin embargo una persona de civil puede ver más o menos como es el tema y crear estrategias pertinentes a las agresiones que efectivamente ocurren”.

“En Chile estaría bien bueno que eso pasara porque existen muchos casos realmente muy graves, hay mucha gente que nos escribe diciendo que vio agresiones, o han mostrado en las noticias videos que graba la gente donde se ven estas agresiones” , agrega.

“LOS ABUSADORES QUEDAN IMPUNES”

<p>Ellas son parte del escuadrón que protegerá a las mujeres en Transmilenio</p>
Ellas son parte del escuadrón que protegerá a las mujeres en Transmilenio
Foto: @gerardoochoa27

La directora ejecutiva de OCAC asegura que la dificultad de copiar este tipo de medidas radica en que en nuestro país los temas de violencia de género no son tratados en su forma completa.

Aunque deja claro que no solo es Chile donde el acoso callejero es un aspecto del que recién se está comenzando a hablar. “Tampoco en otros países de Latinoamérica se ha tratado, es nuevo, lo más nuevo es que en 2012 en Perú se empezó a hablar de este tema recién, pero sí es una forma de violencia”.

Para Valenzuela el tema debe comenzar por el reconocimiento de que los actos como manoseos o roces sí son actos de violencia y acoso contra las mujeres y que quienes los cometen no pueden seguir quedando impunes porque hasta ahora no son considerados como delitos.

“Hoy día un hombre en el transporte público, puede sacar su pene, masturbarse y eyacularme encima de la ropa y es impune, es legal y no hay nada que pueda hacer contra eso”.

“Si yo voy a denunciar no importa, no hay una figura legal o algo que resguarde a las mujeres y y eso ha ocurrido, nos han llegado historias de este tipo y eso es acoso sexual callejero grave que queda impune”, relata la profesional.

Es ahí dice donde deben estar los focos, en crear procedimientos para que las policías también puedan actuar.  “Un policía tiene un marco normativo que le dice estos puedes hacer y esto no, entonces es bien difícil que te diga ya dale procedamos porque fuiste víctima de agresión sexual callejera. No ocurre porque no existe en su formación, entonces claramente es un tema para el que lo posterga”.

Y aclara que contar con un grupo o una brigada especializada por ejemplo permitiría saber que muchos de los agresores son recurrentes. “El que dio un agarrón probablemente no lo va a dar una sola vez, va a dar diez y si hay mujeres que están dispuestas a denunciar, si hay entidades públicas y entidades que están disponibles y receptivas a este tipo de denuncia uno puede llegar a este tipo de agresores”.

“Uno puede saber que si en el Paseo Ahumada se reciben 20 denuncias de agarrones probablemente sea un tipo que eventualmente puede ser agarrado, se puede saber. Es un mito pensar que lo hace una sola vez, muchos son recurrentes e incluso hay agresores que son identificados y tampoco se puede hacer nada”.

Por lo mismo, Valenzuela regresa al ejemplo que se está dando en Colombia y asegura que esta medida claramente es una muestra de cómo las autoridades están tratando de frenar el acoso callejero “ primero metiendo civiles a ver cómo ocurre y después claramente podemos crear mecanismos serios, que se puede hacer, qué no, que está a nuestro alcance, cómo podemos generar estrategias preventivas”.

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad