Chile

publicidad
22 de agosto de 2013 • 13:52 • actualizado a las 14:45

Ex esposa de acusado de violar a hijas llora en juicio

El ejecutivo del Banco Central, Enrique Orellana se desempeñaba como gerente de Comunicación y Marketing de Política Monetaria del Banco Central, sin embargo ahora se encuentra suspendido de su cargo debido a que es acusado de violar a sus tres hijas menores de edad.

Enrique Orellana en imagen de juicio anterior
Foto: UPI/Archivo
 

Yamilé Caba, ex esposa de Enrique Orellana el ex ejecutivo del Banco Central acusado de violar a sus tres hijas contó en el juicio, entre llantos, el momento en que sus niñas le contaron los ataques sexuales que habrían sufrido por parte de su padre.

El economista  se desempeñaba como gerente de Comunicación y Marketing de Política Monetaria del Banco Central,  sin embargo ahora se encuentra suspendido de su cargo debido al juicio en su contra.

Los supuestos ataques que habrían recibido las menores entre los años 2009 y 2010, cuando ellas tenían 3,4 y 9 años de edad llevaron a su madre a presentar una querella contra Orellana.

Esta es la tercera vez que Orellana enfrenta al tribunal, ya que en un primer juicio fue absuelto por la Corte de Apelaciones de Santiago y en el segundo fue condenado a 60 años de cárcel, sentencia que anuló en junio de este año la sala penal de la Corte Suprema.

Caba en esta ocasión realizó un detallado relato de los primeros cambios conductuales que vio en sus hijas en el marco de las visitas de fin de semana que ellas realizaban al departamento que arrendaba Orellana, luego de la separación de ambos.

“Me mira con una cara de pena y comienzan a caer sus lágrimas. Me dice que el papá le pasaba hipoglós por el potito y que a ella le dolía, pero que el papá le pasaba igual el hipoglós y que no paraba. Le pregunto dónde, y me muestra con vergüenza toda la parte de su potito”, dice Caba relatando lo que le dijo su segunda hija.

También la mujer dijo que el  16 de agosto de 2010, la más pequeña de sus hijas se puso a llorar y le gritó que  su padre era malo.  En la ocasión le manifestó que la tocaba  y que eso lo mantuviera en secreto. "Le había dicho que no se lo tenía que contar a nadie porque si lo hacía, me iban a matar".

Por su parte el abogado defensor del imputado, Francisco Cox manifestó que es “un relato bastante confuso, nuevamente cambia circunstancias fundamentales de cómo ha ido declarando en distintas partes de este proceso la señora Yamile, por lo tanto creemos que no es un relato creíble, es decir, hay mucha inconsistencia. Por eso creemos, que más allá de las emociones, el tribunal va a absolver a Enrique Orellana”.

El testimonio de la mujer podría continuar mañana.

Terra Terra