Colegios "online": evitan bullying, gastos y enfermedades

Por Cynthia Rosales
actualizado el 02/02/2013 a las 21:44
  • comentarios
Los niños y jóvenes pueden ingresar al colegio en el horario que lo deseen Foto: Reproducción Senda Nueva
Los niños y jóvenes pueden ingresar al colegio en el horario que lo deseen
Foto: Reproducción Senda Nueva

¿Se imagina que el colegio de su hijo esté a un paso de la habitación, en el patio o quizás el living de su casa? Esa es la realidad que vive un porcentaje de los escolares chilenos que si bien, aún es menor, ha comenzado a aumentar a raíz de la inquietud de muchos padres por proteger a sus hijos del bullying, enfermedades crónicas o, simplemente, el no estar de acuerdo con el actual sistema educativo chileno.

Se trata de los colegios online, es decir, establecimientos que sin contar con una infraestructura física, preparan de marzo a noviembre a sus alumnos mediante el sistema e-learning. Establecen una plataforma virtual donde los jóvenes ingresan, aprenden los contenidos, interactúan con sus tutores y rinden pruebas tal como en el sistema tradicional.

Tal es el caso del Colegio Senda Nueva, creado el año 2010 y actualmente con once alumnos de primero básico a segundo medio. Rodrigo Faunes, especialista en e-learning y creador del establecimiento, asegura que partió con su esposa enseñándole a sus hijos, pero que lentamente se le fue acercando gente que realiza educación particular a domicilio. 

“Lo que tenemos implementado es un sistema colaborativo en que los niños generan conocimiento entre ellos, o sea, se ayudan los niños de segundo medio hasta séptimo básico y el tutor les va dando la guía de los contenidos”, detalló a TERRA.cl.

Agrega que cada estudiante ingresa al sistema de acuerdo a sus tiempos, ya que no existen horarios establecidos, mediante dos modalidades: una sincrónica, donde interactúa en tiempo real con el profesor; y una asincrónica, donde el alumnos prepara los contenidos, los sube al sistema y el docente los revisa posteriormente.

Un sistema similar es el que tiene el Colegio Think Academy, el cual se creó en 2007 y ya cuenta con cursos de kínder a cuarto medio y unos 80 alumnos. Su directora, Viviana Morgado, aseguró a TERRA.cl que el recinto nació para mejorar la calidad de la educación.

“Nosotros hacemos lo mismo que todos los colegios; nos guiamos por lo que dice el Ministerio de Educación en su página web y revisamos los contenidos. Nosotros pasamos bastante más contenidos que los colegios tradicionales y los alumnos van más rápido”, enfatizó.

POR QUÉ PADRES LOS PREFIEREN: DESDE EL BULLYING HASTA REDUCCIÓN DE COSTOS

La primera duda que surge es cómo los padres llegan a decidir que lo mejor para sus hijos es un colegio virtual.

“Hay gente que se orienta más por la parte ecológica y que están como sacando a los niños del sistema tan rígido para que no tengan estrés. Gente que tiene problemas con bullying en los niños, gente que tiene niños con algún problema médico, niños con problemas de accesibilidad al colegio”, relata Faunes al explicar las razones de los apoderados para contratar este método.

Viviana explica que la mayoría de los padres están “disconformes con la educación en Chile”.

“Esto de la jornada completa, que hacen más de lo mismo (…) Es cosa de ver los resultados de la PSU, los resultados del Simce, las brechas que hay entre un colegio y otro; todo ese tipo de cosas. Los papás están aburridos y han elegido educar a sus hijos en casa”, indicó.

En cuanto a costos, los valores no están alejados de lo que podría costar un establecimiento regular. En el caso de Senda Nueva, la matrícula tiene un costo de $120.000, la que incluye un set con todos los materiales y libros que el niño va a utilizar durante el año. Mientras que la colegiatura anual alcanza el $1.000.000, con la posibilidad de cancelar en diez cuotas.

En el caso de Think Academy, el valor de la matrícula es de $15.000 y la mensualidad $50.000.

¿Y QUÉ PASA CON LA SOCIALIZACIÓN?

Una de las críticas que se le podría hacer a este sistema es la falta de socialización del niño o joven con sus pares, la cual queda reducida por quedarse estudiando en casa. Al respecto, Rodrigo Faunes explica que sus alumnos se reúnen físicamente dos veces al mes.

“Generalmente los instamos a que vayan a talleres deportivos, talleres de iglesia (…) tienen más tiempo para ir a estas actividades, talleres de arte. Si están acá en Santiago, se junta una vez a la semana un grupo y vamos a una visita a un museo, por ejemplo”, explica.

Viviana Morgado, quien es además psicóloga, detalla que los alumnos no se conocen entre si por residir en lugares muy distintos, sin embargo, descarta que esto afecte negativamente a su formación.

“La socialización primaria la hace la familia. Y (para) la otra socialización, que es con el grupo de pares, hay talleres, si no son municipalizados también los hay particulares. Mis propios hijos estudian en este método y hacen taekwondo”, indicó.

Otra de las dificultades es la responsabilidad de los alumnos para cumplir con los requerimientos escolares sin que un profesor los esté supervisando.

“Hay alumnos que no son autónomos para estudiar. En este método, lo que se necesita es autonomía y disciplina”, detalla Viviana.

“A veces cuesta que se desescolaricen un poco, porque están muy acostumbrados a cumplir los horarios metódicamente, pero hay algo que es impagable para ellos; no se enferman porque no salen, no se resfrían y el gasto es mucho menor porque, a pesar que cobramos por a colegiatura, nosotros les proveemos todos los materiales”, asevera Faunes.

LO QUE  DICE EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN: CÓMO VALIDAR LOS ESTUDIOS

Si bien el Ministerio de Educación no reconoce a estos establecimientos por carecer de la infraestructura física de un colegio tradicional, tampoco puede impedir su funcionamiento. Su sistema, similar a lo que ocurre con los preuniversitarios, permite que los alumnos acrediten sus estudios mediante exámenes libres.

Cada año, aproximadamente en el mes de octubre, los alumnos deben solicitar validar sus estudios en la oficina de atención ciudadana de Ayuda Mineduc. Allí, se les pedirá el carné de identidad y un documento que acredite que aprobó el nivel anterior, si no es así, puede solicitar un examen que le permita certificar sus conocimientos.

Según detalla el Ministerio de Educación, la Seremi correspondiente designará un establecimiento donde el niño o joven rendirá ese examen libre, que en estos casos, es uno por cada asignatura del curso a evaluar. Ese mismo recinto coloca las notas y las valida, entregando finalmente el certificado que permite pasar de nivel. Por lo tanto, puede concluir su enseñanza media sin problemas y tener el NEM necesario para presentarse a la Prueba de Selección Universitaria.

Si bien estos colegios online dicen seguir los programas del Ministerio de Educación, éste aún no cuenta con una instancia que les permita fiscalizar a estos establecimientos.

Terra

COMPARTIR

COMENTAR

  • comentarios
publicidad
publicidad