Ciencia

publicidad
30 de septiembre de 2013 • 14:13

Irina Bokova alerta sobre la delicada situación financiera de la Unesco

 

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, y la presidenta de su Consejo ejecutivo, Alissandra Cummins, alertaron hoy sobre la delicada situación financiera que atraviesa la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

En el primer pleno del segundo órgano rector de la Unesco, que comenzó sus reuniones a puerta cerrada el pasado lunes, Bokova resaltó que "desde hace diez años" el presupuesto de la entidad no había dejado de bajar, hasta el punto de que "en términos reales", sin tener en cuenta la inflación, es hoy "la mitad que en 2000".

La diplomática búlgara destacó, sin embargo, haber preservado el personal, "principal recurso" de la organización, aunque adelantó que los Estados miembros deberán decidir en noviembre qué dirección desean tomar al respecto.

La directora general subrayó igualmente que "el monto de los recursos voluntarios supera el presupuesto regular", algo que agradeció como "una marca de confianza", y destacó que refleja una "evolución de la naturaleza" de los ingresos de la Unesco.

La situación se agravó notablemente hace tres años, cuando Estados Unidos, su principal contribuyente, dejó de pagar sus cuotas anuales en protesta por la admisión de Palestina como Estado miembro.

De momento, Estados Unidos puede todavía votar en el Consejo, pero si antes de que comience la conferencia general no está al día de sus pagos perderá el derecho a voto en todas las instancias de esa agencia de la ONU.

La situación es muy diferente a la de 1984, la última vez que Estados Unidos estuvo en desacuerdo con la organización, cuando su director general entre 1974 y 1987, el senegalés Amadou-Mahtar M'Bow, promovía un "Nuevo Orden Mundial de la Información".

Entonces, Washington se fue de la Unesco, tardó 19 años en volver, en 2003, y por ende no estuvo pagando sus cotizaciones, mientras que ahora se da la circunstancia de que "si no paga quizás habrá que echarle", comentaron a Efe fuentes diplomáticas.

Irina Bokova, que tras cuatro años de mandato se presenta a su reelección frente a otros dos candidatos, dijo "esperar mucho" de los debates del Consejo y de la conferencia general, que se celebrará del 5 al 20 noviembre, dado "el deber" de la Unesco de ser "más eficaz" y adaptarse mejor a los retos del contexto actual.

Por ello, estimó imposible "superar los retos del futuro con un presupuesto del pasado".

Antes de terminar, el 11 de octubre, y de dejar paso en noviembre a la conferencia general, el Consejo ejecutivo habrá examinado los proyectos de programa y de presupuesto a medio y a largo plazo y elegido al candidato que someterá a la votación de los representantes de los 195 Estados miembros de la organización.

Junto con Bokova, los otros dos aspirantes en campaña para regir el destino de la Unesco hasta 2017 son el embajador de Yibuti en Francia, Rachad Farah, y el profesor libanés Joseph Maïla.

Los representantes de los 58 miembros del Consejo ejecutivo les recibirán el miércoles, a puerta cerrada, para conocer sus respectivos proyectos, y el viernes comenzarán el proceso electoral.

La elección del candidato podría prolongarse hasta el sábado, en caso de que ninguno de los tres obtuviese una mayoría absoluta en cuatro vueltas y hubiese que celebrar una quinta, ya por mayoría simple.

Entre los países que participarán en esta votación figuran España, Brasil, Cuba, Ecuador, México, Perú y Venezuela, de Iberoamérica, así como Italia, Francia, EEUU, Rusia, China, India, Japón, Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Siria, Bangladesh, Egipto, Kenia, Mali y Etiopía.

Argentina aspira este año a volver a formar parte del Consejo y su campaña incluye el próximo jueves un concierto de música latinoamericana, con el que rinde igualmente homenaje al Día de las Naciones Unidas y del Proceso de Descolonización, según informó su delegación ante la Unesco.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.