Asia

publicidad
30 de mayo de 2013 • 05:07

Recién nacido chino que quedó atrapado en cañería abandonó el hospital

 

El niño chino recién nacido que accidentalmente cayó en una cañería de desagüe de un baño después de que su madre diera a luz recibió el alta médica cinco días después de que se produjera el incidente, informaron este jueves medios estatales.

El bebé nacido en Jinhua, en la provincia de Zhejiang (este), "abandonó el hospital el miércoles por la noche atendido por sus familiares", indicó la agencia de noticias oficial Xinhua.

Su madre, abuelos y el supuesto progenitor, que planea someterse a un test de paternidad, se encargarán de él, añadió la agencia citando a las autoridades locales.

El caso del bebé, al que las enfermeras apodaron "Bebé Nº 59" por el número de su incubadora, despertó interés a nivel mundial.

La madre, de 22 años y soltera, ocultó su embarazo y dio a luz de manera inesperada cuando se encontraba en un aseo de estilo turco el sábado, donde el recién nacido cayó y quedó atrapado en una cañería de 10 centímetros de diámetro.

Los servicios de rescate tardaron una hora en cortar el conducto de 10 cm de diámetro, utilizando sierras y pinzas para extraer al bebé.

El niño de 2,3 kilos (cinco libras) permaneció atrapado de dos a tres horas y sufrió algunos cortes en su rostro y extremidades. Tras ser liberado, fue inmediatamente llevado al hospital y puesto en una incubadora.

"Nuestras investigaciones muestran que fue un accidente", dijo a la AFP un oficial de la policía local, que pidió el anonimato, y confirmó que no se presentarán cargos en contra de la madre.

La madre "trató de agarrar al recién nacido antes de que cayera en el baño, pero su cuerpo era muy resbaladizo", informó Xinhua, citando a fuentes policiales.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.