El chileno que postula a colonizar y morir en Marte

Así sería la vida de los humanos en Marte, según la empresa Mars One. Foto: Terra Perú
Así sería la vida de los humanos en Marte, según la empresa Mars One.
Foto: Terra Perú
 

El proyecto privado Mars One abrió sus postulaciones a nivel mundial para reclutar a personas que busquen un viaje sin retorno a Marte. Como era de esperarse cuatro chilenos ya se encuentran inscritos en el programa que finalizará en una especie de reality show con 40 personas, de las que finalmente saldrán cuatro que viajarán al planeta rojo. el chileno, periodista y escritor Lino Solís es uno de los postulantes.

Solís se enteró mediante un diario mexicano que contaba la historia de una persona de ese país que quería ir a Marte. Rápidamente captó su atención e ingresó al sitio de Mars One (www.mars-one.com) para verificar los datos y porque le interesó mucho la idea. Evidenció que la iniciativa no exigía algún tipo de carrera en particular, tampoco características físicas especiales. "Pagué los 17 dólares (ocho mil pesos, aproximadamente) que te solicita el sitio para poder ingresar el perfil", dice.

"Te envían una serie de preguntas personales que tienen que ver, principalmente, con tu convivencia con el estrés, cómo lo sobrellevas. Por ejemplo te piden que cuentes de una situación de estrés fuerte que hayas estado sometido y cómo lograste superarla, ese tipo de cosas. Además tienes que subir un video corto donde justificas por qué tú deberías ser elegido para ir a Marte", señala Solís.

La motivación principal de este periodista y escritor chileno de 40 años es contar la historia al público latinoamericano. Ser el relator de este suceso que será histórico para la humanidad. Los otros tres compatriotas que quieren emular su sueño es el miembro de las FF.AA., Roberto Gutiérrez (34), Jorge (39) y Luis (26).

Lino vive solo en Santiago, sus padres residen en Rancagua, por eso no les contó de inmediato su apuesta. Confiesa que al no ser algo inmediato, el "vuelo" recién saldría en 2023, no existía apuro.

Sin embargo y si las postulaciones fueran mañana o en un mes. El escritor enfatiza: "probablemente postularía igual para poder contarla. Yo no soy una persona muy relacionada con lo paranormal, nada de Archivos Secretos X, ni marcianos, sí me interesa contar buenas historias y esta es una en que la humanidad ya tiene interés", manifiesta.

DESDE EL PLANETA ROJO

Lino Solís de Ovando Foto: Gentileza Lino Solis
Lino Solís de Ovando
Foto: Agencia Uno

Lino Solís de Ovando sabe que esta historia no la relataría nunca en persona, ninguno lo saludaría de la mano ni golpearía su espalda para felicitarlo.

"Sería contarlo desde allá. Contar la historia para los que están en la tierra, pero para poder contar la historia y para que además la misión sea posible tienes que tener los adelantos tecnológicos para tener trasmisiones continuas con la tierra. Eso es algo que se está trabajando actualmente, porque no está resuelto", advierte.

Sobre la misión en sí, Mars One estipula que para el 2023 serían cuatro personas las que viajen. "Ellos eso sí consideran que habrán más misiones sucesivas que me imagino, serán anuales en las cuales se va a ir sumando más gente para formar una colonia", dice el escritor.

No obstante, asegura que el mayor peso se lo llevarán los primeros en llegar pues serán expuestos a los primeros trabajos para instalar y asentar los cimientos de la nueva colonia.

"Van a tener que estar preparados y entrenados para dejar todo funcionando a nivel de las placas solares que van a ser las que van a alimentar de energía a la colonia. Además instalar las cápsulas donde van a estar viviendo los cuatro integrantes. Es un entrenamiento full", reflexiona Solís.

ENTRENAMIENTO PERSONAL: BUDISMO Y YOGA

El entrenamiento, cuando se realice la selección de los 40 finalistas de la iniciativa estará en manos de la organización, no obstante Solís se adelanta a esta situación y cree que de seguir adelante existen a priori ciertos entrenamientos que pueden ayudarlo en un eventual viaje a Marte.

"Por intuición me metería a un gimnasio, me volvería casi un deportista de alto rendimiento. Haría algún tipo de dieta, por ejemplo la que tienen los corredores", aclara.

Si bien Solís asegura que el entrenamiento real estará a cargo de la organización, de todos modos practicaría Yoga o ejercicios mentales orientales.

"Va a ser súper importante manejar el silencio en este viaje que se demora ocho meses. Además con el ruido de las turbinas. Tengo que ser capaz de poner mi mente en blanco como un budista", enfatiza.

LO QUE MÁS EXTRAÑARÍA: "SENTIR EL AROMA DE MI FAMILIA"

Ante el hipotético viaje, el escritor señala que el tema de la "conectividad" debiese estar resuelto mediante los adelantos tecnológicos.

"Me imagino que los cuatro (seleccionados) van a poder usar Twitter", piensa.

Es así como estando en el planeta rojo, siendo parte de la nueva colonia de "terrícolas" que se asentará, un tema importante es lo que deja atrás.

"Son cosas mucho más terrestres, cotidianas como el contacto físico con tu familia, con tu círculo cercano. Probablemente los vas a poder ver a través de una cámara, pero nunca más vas a poder abrazarlos, nunca más vas a poder sentir el aroma de tu familia, de tu mamá, de tu papá, de tu hermano", concluye.

Terra