publicidad
10 de octubre de 2013 • 19:10 • actualizado a las 19:12

Secta de Curacaví: "Mesías" lideraba grupo de 30 fieles

El fiscal jefe de la zona, Cristián Cáceres, dio a conocer nuevos antecedentes sobre el grupo familiar detenido esta mañana, entre ellos grandes parecidos al grupo liderado por "Antares de la luz".

El culto religioso de Curacaví tiene ciertos parecidos con la secta de Colliguay, liderada por "Antares de la luz".
Foto: Reproducción
 

Un caso de una supuesta secta se dio a conocer esta mañana, luego que tres miembros de un culto religioso familiar en la comuna de Curacaví fueran detenidos por efectivos de la Policía de Investigaciones acusados de violación y de abusos a una menor de edad.

El fiscal jefe de la zona, Cristián Cáceres, detalló a Emol que la detención de E.S.C.B., el cual era apodado como “El Mesías” y aseguraba ser hijo y enviado de Dios, se logró tras una investigación de dos años.

En la acción, también fueron detenidos un hijo y un hermano del principal detenido, quienes vivían en una parcela especialmente acondicionada dentro de la comunidad, donde existián además otras cinco viviendas de este tipo.

"La presunta víctima es hija de un primo del pastor, quien se hace llamar "Mesías", indicó el fiscal, afirmando que la violación habría ocurrido entre los años 2010 y 2011, en donde también habría participado el hijo del inculpado. Por su parte, el tercer detenido enfrenta cargos por tenencia ilegal de armas, luego que en el lugar se encontraran cuatro pistolas, una escopeta y municiones antitanques.

Respecto al funcionamiento del grupo, el “Mesías” lideraba a unas 30 personas, teniendo todos algún grado de parentesco. La mayoría de las personas vivían afuera del sitio y eran profesionales, quienes a su vez daban parte de sus ingresos al líder, algo similar a lo que acontecía con “Antares de la Luz” y la secta de Colliguay.

"Incluso se encontraron autos cero kilómetro en el lugar", señaló Cáceres, agregando que los seguidores "tenían una especie de sometimiento psicológico y algunos de los niños ni siquiera estaban asistiendo al colegio por expresa recomendación del líder".

Finalmente, precisó que la menor presuntamente agredida habría sido víctima de violación anal, pues el principal inculpado predicaba que las relaciones sexuales sólo debían ser de esa manera "porque así no sería pecado y tampoco se perdía la virginidad".

Terra