Servicios de Salud de la Región Metropolitana inician vacunación contra W-135 en salas cunas

 

La seremi de Salud, Rosa Oyarce, y el director del Servicio de Salud Central, Fernando Benavente, iniciaron este lunes el proceso de reforzamiento del plan de vacunación contra la meningitis W-135, que tiene como objetivo inmunizar en salas cuna a los niños de más de nueve meses, que a la fecha, no han sido llevados a los consultorios o vacunatorios en convenio de la Región Metropolitana.

La acción, con la presencia de las autoridades sanitarias, comenzó hoy en la Sala Cuna del Registro Civil.

Oyarce explicó que "la medida se adoptó debido a que en las últimas semanas se ha observado un ritmo más lento en el proceso de inmunización en los consultorios, especialmente en el caso de los niños de 9 meses que deben recibir la primera dosis, lo que obliga a intensificar las medidas de búsqueda de la población-objetivo".

Según cifras de la Secretaría Regional Ministerial de salud, la implementación de la segunda dosis de vacuna contra la meningitis W-135, al lunes 13 de mayo 2013, alcanza un 68,3% del total del grupo objetivo (126.982 niños). En tanto, la inmunización de niños de 9 meses de edad totaliza 7.143 pequeños a la fecha, lo que ha cubierto sólo un 21,2% del total en la Región Metropolitana.

En cuanto a las cifras nacionales, Rosa Oyarce expresó que "el total de niños que deben inmunizarse con la segunda dosis, idealmente antes de fines mayo, es de 298.000 pequeños aproximadamente, y de ellos, el 69,3% se ha inmunizado. Con respecto a los menores de 9 meses de edad, el grupo objetivo es de 17.707 mensual, y ha habido sólo un 21,2% de cobertura".

La coordinación de este trabajo está en manos de las seremis de Salud del país, en conjunto con el personal de la Atención Primaria. Serán los equipos técnicos los que irán hasta los establecimientos preescolares.

El director del Servicio de Salud Metropolitano Central, Fernando Benavente, manifestó que se ha puesto a disposición del proceso de reforzamiento a más de cien funcionarios que durante este mes irán en busca de aproximadamente cinco mil niños que han cumplido nueve meses de edad o que están ad-portas de hacerlo y que a la fecha no han sido llevados a los consultorios o vacunatorios en convenio.

Esta medida será complementaria a la vacunación en los consultorios, en los cuales se seguirá atendiendo a aquellos niños que no concurren a salas-cuna ni jardines infantiles.

La campaña de vacunación contra la infección meningocócica W-135 se ha enfocado este año en dos grupos: los niños mayores de 9 meses y menores de 2 años que necesitan dos dosis de la vacuna (298 mil niños a nivel nacional) y que ya recibieron la primera el año pasado, y los lactantes que cumplieron o van a cumplir 9 meses a partir de enero de este año y que recién se integran al grupo-objetivo (17.700 niños cada mes en el país). Estos 'nuevos' niños deben vacunarse con una primera dosis, y tres meses después recibir un refuerzo.

Hay que vacunar a los niños, porque se ha visto que la tendencia de contagios no cambia: entre el 1° de enero y el 13 de mayo van 17 casos confirmados (cuatro fallecidos), cifra superior al año pasado en igual período.

La enfermedad es considerada grave. Los cuadros hasta ahora presentados se caracterizan por ser de evolución rápida, que parten con fiebre alta sostenida, diarrea y vómitos y en pocas horas se transforman en una infección generalizada y violenta, conocida como meningococcemia.

Tal como ha ocurrido, se estima que esta situación pueda agravarse en el invierno. De ahí, la urgencia de actuar en forma preventiva y dejar protegido al segmento de la población más vulnerable.

La vacunación es sólo una de las herramientas de prevención de W-135, y no está recomendada para todas las personas.

La comunidad que está fuera del grupo-objetivo de la vacunación tiene a su alcance otras medidas para reducir el riesgo de contagio tales como, lavarse las manos frecuentemente; cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar; evitar el intercambio de saliva a través de chupetes, mamaderas, juguetes u otros utensilios que los niños se lleven a la boca, y ventilar las viviendas.



Derechos de Autor 2011 United Press International, Inc. (UPI). Cualquier reproducción, publicación, distribución y/o modificación de cualquier contenido UPI está expresamente prohibido sin el consentimiento previo por escrito de UPI.
Todos los derechos reservados.