Ximena Torres Cautivo

Ximena Torres Cautivo

La Salida de Emergencia de un guionista exitoso, El Chascas

Este jueves me tocó presentar la selección de cuentos de José Ignacio Valenzuela, el Chascas, junto a la querida Lux Croxatto. Les dejo aquí el texto de mi presentación, que funciona bien como reseña.

“José Ignacio Valenzuela es para mí el Chascas Güiraldes. Así lo tengo clasificado en el desorden de mi cabeza mal amoblada.

Además de ser un tipo alto, chascón, crespo, rucio y sobre todo encantador, es por encima de todo sobrino de mi querido amigo Ricardo Güiraldes, talentoso diseñador gráfico que vive en Londres desde hace más de veinte años.

Déjenme hacer esta presentación con digresiones y observaciones personales, desde la amistad y el cariño, porque Ricardo Güiraldes, el Richi, que es un obseso con los concursos de belleza y tiene el sitio web más lindo y original de Chile, www.chileancharm.com/, es hermano de Cecilia Güiraldes, mamá del Chascas y hermana además de Ana María Güiraldes, tía por añadidura y obviedad del autor de “Salida de Emergencia”, el libro que nos ocupa.

Siguiendo con las digresiones, Ricardo Güiraldes, mi amigo y tío del Chascas, se llama igual que un grande de la literatura argentina, Ricardo Güiraldes. Quienes hayan leído “Don Segundo Sombra” sabrán de quién hablo, y estoy segura de que aunque no lo hayan leído les sonará de algo. “Don Segundo Sombra” es un gaucho, tan argentino y clave para la literatura del país de Borges como “Martín Fierro”. Por eso mi amigo Richi a veces se ufana en broma de esa marca literaria que lo acompaña.

¿A qué voy con esto? A que la literatura, las ficciones, la creatividad, el talento están, en la familia y en el ADN del Chascas.

A la tía Ana María Güiraldes está dedicada esta recopilación de 33 cuentos, si no conté mal, número más que elocuente. Anthony Ortega, marido del Chascas, es la otra persona a quien está dedicado “Salida de Emergencia”, aunque de eso él hablaremos luego.

La dedicatoria dice: “A Ana María Güiraldes, por enseñarme a usar las palabras. Con todo lo que eso implicó”.

Ana María Güiraldes es una de las escritoras de cuentos infantiles más prolífera de Chile. Profesora de castellano, que escribió desde niña. Le he leído contar en entrevistas que su carrera de escritora partió gracias a Ricardo, mi amigo, quien la recomendó en la revista en que trabajaba para resolver un incendio: la persona a cargo de un texto no llegó y había que llenar ese espacio con un cuento. También le he leído que hoy los niños no usan las palabras y las abrevian y al hacerlo las mutilan y las chacrean y así estamos en materia de lectura y de lenguaje.

En ese sentido, el Chascas es para mí un afortunado modelo de buena escritura, gracias al cercano influjo de su tía escritora que le enseñó el uso de las palabras y de su tío diseñador y creativo con nombre de prócer literario trasandino que por un incendió empujó a su hermana a la escritura de cuentos para niños.

Una cadena de apoyo familiar virtuosa.

Como niño, adolescente y adulto, el Chascas estuvo bajo ese virtuoso influjo y su carrera ha sido moderna, súper pop, combinando la ficción televisiva en la forma de guiones para teleseries con la literatura y la escritura de novelas, como la exitosa “Trilogía del Malamor”, pero de eso más luz puede darnos la Luz aquí presente.

Lo mejor del Chascas es que no tiene prejuicios. Nos los tuvo cuando sus profesores de Literatura dejaron de hablarle por escribir teleseries, y siguió adelante. Escribe con la misma naturalidad con que habla, tiene la capacidad de narrar y eso contribuye a la verdad, a la realidad que uno encuentra en sus ficciones. Luis Vargas Saavedra llama a esto “eficacia narrativa”, y reconoce en el libro “el anzuelo constante del lenguaje neto y eficaz y un magistral suspenso”.

Eso es lo que sucede con estos 33 cuentos, algunos mínimos, de tres líneas, que tienen que ver con el amor. Les regalo uno: “En las narices”, se llama. Dice: “La mujer barrió sus secretos bajo la alfombra. Era el mejor sitio para esconderlos: en treinta y cinco años de matrimonio, su marido nunca había hecho la limpieza”.

Tienen que ver con la fatalidad del amor. No son amores felices. Por eso todos requieren una salida de emergencia. Transcurren en hospitales, sanatorios, siquiátricos, cárceles, morgues. Son perturbadores, porque el amor perturba.

De los 33, hay 3 que merecen capítulo aparte y mención en el título, porque el libro se llama “Salida de emergencia y tres naufragios inevitables”. En estos tres casos, la salida de emergencia, de poco sirve si no hay balsas y salvavidas a mano.

Quiero detenerme en los dos naufragios finales. El penúltimo, “Vida de muertos”, es tremendo. Habla del desamor paterno por el hijo diferente, por el hijo gay. Habla de la huida del hijo del rechazo del padre. De la pérdida, de la venganza, del reencuentro. No sé, no tengo idea, pero probablemente en él se explique esa dedicatoria amorosa a Anthony Ortega, la pareja del Chascas, que dice: “Mis agradecimientos eternos por abrirme la puerta y contarme su historia. Con todo lo que eso implica”.

Para terminar, diré que “La abuela, el nieto y la comida de los peces” me conquistó. Es un narración notable que combina la sensualidad de Puerto Rico, donde el Chascas vivió, con el cancionero latino en la voz de una abuela ex puta, luminosa e iluminada y su nieto ingenuamente enamorado. Qué buen relato, qué bien narrado. Me recordó la pluma de un escritor que me maravilla, el dominicano estadounidense Junot Díaz, que, al igual que el Chascas, escribe como habla, en spanglish incluso, pero con una maestría que no tortura las palabras, como sucede en la escritura de los jóvenes en redes sociales, que denuncia Ana María.

Agradezco a los Güiraldes, a Ana María y Ricardo, su aporte a la cultura del país, en este caso en la forma del apoyo y la inspiración que dieron a este nieto alto, rubio y chascón, que hoy contribuye con esta inspiradora “Salida de Emergencia” (sin olvidar, claro, a los Valenzuela, pero a esa familia del Chascas yo la conozco menos)”. 

la autora la autora

la autora

Escritora y periodista, Ximena Torres Cautivo mantiene este activo blog de Libros, donde comenta los fenómenos editoriales del momento, sin ningún prejuicio (y además regala muchos de los libros que lee).



comparte y suscríbete al blog




Sorry, your browser does not handle frames!<a href="http://www.terra.com.br/"> terra </a>

 
 
Leia também X Underground, el mejor camino para ubicarse en Japón