6 eventos en vivo

Avistan peligrosa medusa azul y cierran 3 playas de la V Región

Experto enseña cómo actuar ante su picadura.

16 feb 2017
12h16
  • separator
  • comentarios

La aparición en las playas de la Región de Valparaíso de varios ejemplares de la peligrosa fragata portuguesa , llamada también medusa azul , encendió las alarmas de las autoridades de Salud. Por ello, se decretó prohibición de baño y actividades recreativas en tres playas de la comuna de Santo Domingo.

Foto: Getty Images


Además del cierre de las playas, se redobló el monitoreo de la costa y se puso en marcha una campaña preventiva para los veraneantes.

Aunque no es una medusa, la fragata portuguesa tiene un aspecto muy similar, con un cuerpo gelatinoso con forma de campana y largos tentáculos cargados de células urticantes, que liberan toxinas. Sin embargo, se trata en realidad de un peligroso invertebrado “colonial” –integrado por distintos organismos- que aunque no tiene movilidad propia, posee tentáculos venenosos cuya acción puede causar incluso la muerte, como se ha registrado en otros países.

Al contacto, la mayor parte de las veces de forma accidental mientras se está en el agua, la persona siente ardor similar a una quemadura, seguido de inflamación y enrojecimiento. En los casos más graves, puede llegar a una reacción anafiláctica.

¿Cómo actuar?

Por ello, ante la posibilidad de ser picado por uno de estos organismos, los expertos entregan recomendaciones sobre cómo se debe actuar si se entra en contacto con sus toxinas.

“Tanto para el caso de las medusas como de la más peligrosa fragata portuguesa, ante la picadura de algún ejemplar, que habitualmente causa dolor inmediato, lo primero que se debe hacer es salir inmediatamente del agua” , señala el Dr. Claudio Vargas, encargado de epidemiología del Hospital de Urgencia Asistencia Pública (HUAP, ex Posta Central).

El profesional descarta algunas creencias, como el uso de agua potable o de vinagre en la picadura. “La forma más sencilla de asear la zona afectada es usando directa y solamente agua de mar” , recalca. “No se debe usar nunca agua dulce, ya que esta produce la liberación de las toxinas, agravando el cuadro y produciendo de inmediato inflamación de la piel, mucho ardor y cicatrización anómala, pudiendo llegar a causar incluso una reacción anafiláctica” , advierte.

Foto: Getty Images

Asimismo, explica que “es habitual que en la zona afectada queden incrustados restos del organismo marino, filamentos que continúan liberando toxinas. Junto con lavar el área con agua marina estos deben retirarse, pero nunca con la mano. Lo idea es usar guantes o un objeto como pinzas o una tarjeta plástica, como las de crédito, para rasparlos”.

Tras la limpieza del área, el dolor se puede manejar el dolor con compresas frías (por ejemplo hielo envuelto en una toalla, para evitar el contacto de agua dulce, por lo señalado antes). Las compresas calientes no se recomiendan, porque pueden aumentar la absorción sistémica del veneno de algunas especies

Además, “es importante prevenir y educar, sobre todo a los niños, en que estos animales marinos no deben tocarse nunca, aunque parezcan muertos. De hecho, los tentáculos destruidos en la orilla de la playa, por ejemplo, aún son capaces de liberar toxinas por varias semanas más”.

Otro de los mitos que los expertos derriban es el uso de orina para contrarrestar los efectos de la toxina de la medusa en la piel, ya que si bien el amoniaco ayuda, la orina puede contener bacterias que finalmente provocan infecciones en la zona afectada.

“En caso de reacción anafiláctica con compromiso sistémico o un cuadro severo de alergia, el tratamiento es prioritario y se debe acudir de inmediato a un servicio de urgencia” , señala el Dr. Vargas. “No obstante, la recomendación es siempre ante uno de estos casos acercarse a un centro asistencial. Las redes de salud están preparadas a lo largo del país para atender a los afectados por este tipo de cuadros”.

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad