2 eventos en vivo

Bárbara Figueroa critica la Prueba PISA porque mide asuntos 'ajenos a la realidad educativa chilena'

3 abr 2014
10h30
  • separator
  • comentarios

Respecto a los resultados de la Prueba internacional PISA, que ubican a Chile en el lugar 36 de los países evaluados y en el nivel número 2 de los 6 niveles que considera la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la directora del Departamento de Educación del Colegio de Profesores, Bárbara Figueroa criticó ese examen porque tiene "instrumentos de medición ajenos a la realidad educativa chilena".

La dirigenta laboral y profesora sostuvo que PISA "ayuda a desviar la mirada respecto a los temas contextuales que afectan la educación en Chile".

Figueroa, quien también es presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), dijo que "para los expertos, los jóvenes que inician su formación secundaria deberían saber poner en práctica ciertos conocimientos que asegurarán su futuro laboral y social a través de formas de vida que la OCDE inscribe en la universalización del modelo de sociedad de consumo, sin atención a las particularidades de las sociedades evaluadas y las condiciones de aprendizaje dentro y fuera del sistema educativo de los jóvenes estudiantes".

Agregó que las preguntas de PISA "atienden el interés por conocer las habilidades de los escolares en el dominio de la tecnología, los nuevos medios de comunicación, las formas de consumo masivo, observando como exitosos, por ejemplo, a los estudiantes que pueden distinguir entre las mejores tarifas que ofrecen los espejismos del mercado".

La dirigenta dijo que "¿cuáles son esas habilidades para el futuro que interesan a PISA? ¿Medimos la creatividad o la adaptación al modelo neoliberal de nuestros jóvenes? En efecto, los países peor evaluados en la prueba son los latinoamericanos, y si bien la prensa nacional resalta el bajo resultado de los jóvenes chilenos en comparación a los países de Oriente y Europa, deja a un lado el destacado resultado de Chile en comparación a los países de la región, en donde resultó ser el mejor evaluado, lo cual no es casual ya que nuestro país tiene la sociedad más neoliberal de América Latina".

"Se pretende presentar -añadió Figueroa- la estandarización bajo los ropajes de la objetividad cuando lo cierto es que en el fondo encubre la pretensión de hegemonizar, a través de su medición, los valores de una determinada sociedad. ¿Por qué no observar el desarrollo de las emociones, las capacidades de interrelación, la creatividad de los jóvenes en su contexto cultural y social?", se preguntó la educadora.

Bárbara Figueroa expresó que "no rechazamos las formas de evaluación sino las lecturas sesgadas que se hace de los resultados de pruebas como PISA. En la práctica estas lecturas construyen caricaturas y estigmatizan la labor docente al inferir, como se hace en la prensa nacional y los análisis de expertos, que la prueba mide los procesos de formación del sistema educativo en particular, y no la promoción de un determinado modelo de sociedad. En definitiva, la irrupción de instrumentos de medición ajenos a la realidad educativa ayuda a desviar la mirada respecto a los temas contextuales que afectan la educación en Chile", manifestó.

Derechos de Autor 2011 United Press International, Inc. (UPI). Cualquier reproducción, publicación, distribución y/o modificación de cualquier contenido UPI está expresamente prohibido sin el consentimiento previo por escrito de UPI. Todos los derechos reservados.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad